lunes, 29 de noviembre de 2010

Imagenes del capitulo 113 de Casi Angeles IV













``El final de Casi Angeles no sera sorprensivo, sino emotivo``


En el día del final de Casi ángeles, Victorio d´alessandro realiza un balance sobre el éxito de la ficción y el recorrido que experimentó su personaje. Además, se refiere al trabajo junto a Cris Morena y adelanta su próximo proyecto televisivo.

¿Creés que este final va a complacer al público que los siguió durante cuatro años?
Va a ser un final muy emotivo, y lo que creo es que tiene que ver con este año, en el que se contó una historia que la gente no imaginaba. Por ejemplo, que un personaje tan carismático como Simón iba a terminar siendo malo, y otras sorpresas que fueron surgiendo. Y el final va a marcar el regreso de muchos personajes que la gente vio a lo largo de la tira y va a ser muy emocionante, no sé si sorpresa, sino más bien emotivo.

¿A qué creés que se debe la permanencia de Casi ángeles?
Creo que pudo permanecer cuatro años porque tenemos un elenco con chicos de mucho talento, un grupo bastante compacto, y llegó a la gente; la gente logró sentirse identificada con sus historias, los personajes y lo que le pasaba a cada uno. Y creo que tiene que ver con que, cuando se llega a tocar temas que tienen que ver con la adolescencia, el televidente se engancha más, y Casi ángeles además logró enviar un mensaje con respecto a la ecología, la amistad y el amor, y por eso se mantuvo durante cuatro años con el mismo elenco, que es todo un logro.

¿Qué aspecto de la ficción (guión, estética, actuaciones) crées que fue crucial para imponerse como éxito?
Creo que lo fundamental es destacar la organización que tuvo la producción, el guión, y las actuaciones.

¿Qué significó para vos interpretar a Luca Franchini?
Luca fue un personaje que me llevó a crecer como actor y me permitió hacerme conocido ante la gente, y aprender mucho. Fue un personaje lindo porque empezó siendo malo, después fue variando, y estos cambios te obligan a buscar distintos colores para responder al juego emocional.

Luego de haber trabajado con Cris Morena, que tiene un esquema laboral tan particular, ¿es difícil adaptarse a otro sitio de trabajo?
Lo que tiene Cris es el tema del combo y la escuela, porque es un programa de TV que tiene su rama teatral, y además cantás, bailás y actuás. Para mí Cris fue una escuela, porque aprendí a trabajar con cámaras, luces, y no creo que haya muchas productoras que tengan este combo.

¿Cómo te preparás para personificar a Miguel en Herederos de una venganza?
Terminé Casi ángeles y ya me mudé. Me junté con Cris a hablar, le gustó mi propuesta, y me apoyó en lo que yo quería hacer. Es salir de una casa, como es Cris Morena, y volver a otra como Pol-ka. Ahora estoy preparándose rápido, y a medida que me van llegando los capítulos y las grabaciones. La verdad es que no tuve un gran tiempo de composición para poder prepararme, pero creo que se va a dar de a poco. Ya tuve mi primera escena, y voy a interpretar al mejor amigo y mano derecha del personaje de Marco Antonio Caponi, y vamos a ser dos peones golondrinas que trabajamos en los viñedos de "Vidisterra", que es el pueblo. Seré un laburante que lucha por sus derechos.


Fuente: Television.com.ar

Casi Angeles: un fenomeno de 2.0

Hijo de su tiempo. El ciclo de Cris Morena supo interpretar el espíritu y los códigos de los nativos digitales, y eso explica, en gran parte, el éxito que consiguió en diferentes plataformas: televisión, teatro, música, Internet.

Se despiden con gloria, bien merecida. Después de cuatro temporadas, hoy termina Casi ángeles (Telefe, a las 19), el ciclo de Cris Morena cuyo éxito fue más allá de la planilla del rating. En verdad, el programa se transformó en un fenómeno que atrajo a millones de niños y adolescentes, en la Argentina y en los numerosos países a los que se ha exportado (España, México, Ecuador, Chile, Uruguay, El Salvador, entre otros). Nacido en la TV, saltó hacia otras plataformas donde también cosechó un público multitudinario (ver Cifras multimedia): el teatro, los discos y shows de los Teen Angels -la banda creada a partir de la ficción-, Internet, revista propia, un libro.

En Israel, más de una vez los integrantes del elenco tuvieron que ingresar en ambulancia a los estadios donde ofrecían sus shows, para evitar el asedio de sus seguidores. En ese mismo país, la autoridad filatélica emitió una serie de estampillas con las imágenes de los integrantes del elenco. En España, en 2009, los fans que no lograron entrar al edificio de Telefónica donde los Teen Angels daban un concierto, paralizaron la Gran Vía para seguirlo a través de las pantallas electrónicas gigantes. En la web, el sitio oficial de Casi ángeles es una comunidad con más de un millón de usuarios registrados, y a eso se suma una profusión de blogs y de grupos en redes sociales abiertos por los fans.

Ante ese paisaje, cabe preguntarse qué es lo que le permitió a Casi ángeles -producido por Cris Morena Group y RGB Entertainment- cruzar la frontera que separa un producto exitoso de un fenómeno masivo. Aquí, algunas pistas para empezar a pensarlo:

Multiplicidad de pantallas

En las sucesivas temporadas teatrales, quien estacionaba sus ojos detrás de la última fila de butacas del Gran Rex, veía un juego de pantallas que parecían muñecas rusas. En el fondo del escenario, una pantalla enorme, con imágenes destinadas a completar lo que ocurría en escena. En la platea, el resplandor de las cámaras fotográficas y de video salpicando la oscuridad durante toda la función. En las paredes laterales de la sala, otras pantallas y más imágenes, con palabras alusivas al espíritu del show. En todas las otras presentaciones de Casi ángeles en vivo, el mismo juego de pantallas, sin importar si el show transcurría en Tel Aviv, Montevideo, Madrid o una provincia argentina. Ocurre que gran parte de sus seguidores eligen ver el espectáculo a través de los ojos que les presta el actual milenio: las pantallas portátiles, sean las de los celulares, las fotográficas o las filmadoras.

La fiebre de los grandes públicos por captar imágenes viene de lejos. Ya lo había advertido el antropólogo Marc Augé en La guerra de los sueños, publicado en 1997: “No contentos con percibir imágenes, los seres humanos se largan a producir imágenes. (…) ‘El mundo está hecho para rematar en un hermoso libro’, escribió Mallarmé. ‘El mundo está hecho para rematar en un video’, responden a coro los turistas de todos los países que en efecto recorren el mundo (el mundo próximo o lejano, según sus medios y el valor de sus respectivas monedas), pero lo recorren con el ojo pegado a su cámara”.

Fruto de la revolución digital, la observación hecha por Augé en la década de los ‘90 se tornó una tendencia imparable. Hoy, los nativos digitales difícilmente puedan creer que ayer nomás, el público no se llevaba de los espectáculos otras imágenes que las captadas por sus retinas y almacenadas en sus cerebros. Evidentemente, Cris Morena comprendió que para los adolescentes contemporáneos, la posibilidad de registrar el show es parte del disfrute, y los deja hacer.

Zapping, click y metafísica

Los pedagogos hablan de la generación “multitasking” para aludir a los niños y adolescentes capaces de hacer varias tareas al mismo tiempo. Corren tiempos de vértigo, y los chicos descubren el mundo a golpes de fragmentación, a ritmo de videoclip. Para la generación multitareas, espectáculos multiestímulo: ésa parece ser la premisa tácita de Casi ángeles. La trama del ciclo avanza sin respiro: mediante hechos sorprendentes y nuevos personajes, la historia visita territorios inimaginables. Todo eso a contramano de las novelas diarias que, antes o después, suelen apoltronarse en alguna meseta. En los shows, la misma propuesta de estímulos simultáneos: canciones, coreografías, personajes que bajan del techo a la platea y otros que sobrevuelan la sala.

Pero no todo es fuego de artificio en Casi ángeles. A Cris Morena no se le escapa que a pesar de los cambios de hábitos, la adolescencia sigue siendo la edad de las preguntas. ¿Quién soy yo y quién, el Otro? ¿Qué es el destino? ¿Para qué vine al mundo? ¿Por qué la vida termina con la muerte? ¿Y si la finitud fuera apenas un gran malentendido? Los nativos digitales siguen buscando esas respuestas que no hallarán en Google. Frente a los misterios eternos, no hay certezas, apenas un bálsamo, el de compartir la incertidumbre con el prójimo. Eso hacen los personajes de Casi ángeles entre ellos, e invitan al televidente a entrar al club de los curiosos sin respuestas.


La ética seductora

Cris Morena quiere dar un mensaje ético. Y a juzgar por lo que se ve, tienen en claro que, como advirtió el filósofo francés Gilles Lipovetsky, en la posmodernidad nadie quiere “sufrir el aburrimiento de los sermones”. Según él, la era actual “reconcilia el placer y las buenas intenciones; la generosidad y el marketing” al punto que “ya no hay causas nobles sin estrellas”.
Casi ángeles convoca a los jóvenes a luchar por la paz, la preservación del planeta, la justicia, la libertad, la no violencia. Imposible es saber si esos buenos propósitos determinarán a los adolescentes a actuar en consecuencia, pero al menos están dispuestos a escuchar. Esa primera victoria es fruto de la alquimia entre el contenido y la forma. Si Casi ángeles presentara su proclama en el envase de las peroratas, sonaría como un profeta en el desierto. Pero lo hace en el lenguaje de estos tiempos en los que, según Lipovetsky, la moral cambió el rigor de la imposición por la lógica de la seducción. “Las estrellas han reemplazado a los predicadores, los shows a las salmodias virtuosas; en lugar del ‘tu debes’, regular, monótono, incondicional, tenemos conciertos, apelaciones al corazón, solicitaciones humanitarias no directivas y no apremiantes”, escribió en El crepúsculo del deber.

Puesta a comunicarse con los nativos digitales, Cris echa mano a recursos heterogéneos. Esto escucharon los adolescentes en un show del Gran Rex: “Estamos en tiempo de descuento. El mundo no da más. La humanidad entera enfermó de miedo, violencia, locura sin razón. Nuestras acciones de ahora afectarán a 5 generaciones futuras y serán nuestros hijos y nietos quienes van a recibir sus consecuencias para bien o para mal”. En el juego de las pantallas múltiples, vieron el rostro de la Madre Teresa de Calcuta y el de Mahatma Gandhi. El llamado a la acción llevó la firma de Paz (Emilia Attias) y Teo (Benjamín Amadeo), y los espectadores escucharon la voz que se adueñaba de la sala:”En el 2030 ya no seremos tan jóvenes. ¿Qué estamos esperando para cambiar? Podemos hacerlo ahora, cada uno desde su lugar. Llegó el tiempo de elegir cómo vivir. ¿Estás listo?” En apariencia, el público está listo, si no para cambiar el mundo, al menos para oír la propuesta, si es que ella se presenta vestida para seducir. Los resultados están a la vista: los Teen Angels fueron invitados a participar en el megaconcierto que se realizó en Madrid, este año, para celebrar el Día Mundial de la Biodiversidad, donde interpretaron el tema Bravo por la Tierra. Israel emitió sellos con las imágenes de los Casi ángeles porque la tira “además de ser divertida alienta la conciencia ecológica y propone el desafío de cuidar el medioambiente”.


La era interactiva

Tradicionalmente, en la industria de la información y en la del espectáculo había productores y consumidores. Ahora, se sumaron los “prosumers”, es decir, individuos que consumen y también producen contenidos. Por caso, el televidente que envía a un canal los hechos captados con su cámara digital. O el internauta que baja información, música o imágenes de la web y sube textos, fotos, videos.
Casi ángeles le reconoce a su público la condición de prosumer: desde la TV, lo invita a participar en su sitio web; en los shows, la audiencia canta junto al elenco; los DVD enseñan las coreografías, los chicos las aprenden, las bailan, se graban y suben sus videos a la web.
Los seguidores de Casi ángeles se comportan como perfectos prosumers: durante los shows se los ve, celular en mano, enviando por mail las imágenes que acaban de tomar. ¿Qué pretenden? Ni más ni menos que activar la cadena de las pantallas: el destinatario del mail, se sabe, subirá de inmediato la imagen recibida a su fotolog o a Youtube. Y otro la bajará de la web, y la ola seguirá creciendo.
Casi ángeles eligió ser hijo de su tiempo. La naturaleza de su éxito reside en ser un fenómeno 2.0.



Cifras multimedia

EN TELEVISION

4 temporadas en Telefe.

579 capítulos en total.

2 premios Martín Fierro como Mejor Telecomedia Juvenil.

Se emitió en numerosos países de América latina, y ahora se puede ver en España, Italia e Israel, entre otros.

EN TEATRO En el Gran Rex, entre 50 y 70 funciones anuales. De 150.000 a 220.000 espectadores por año.

Shows en el exterior: México, España, Israel, Perú, Chile y Uruguay.

EN LA MÚSICA 7 discos editados en la Argentina y en otros países de Latinoamérica, España e Israel. Con más de 350.000 unidades vendidas, ganaron varios discos platino y doble platino.

2 temas grabados por los Teen Angels en portugúes, para el CD lanzado en Brasil: “A decir que sí” y “A ver si pueden”.

Este año están nominados al Premio 40 Principales de España, galardón que en 2009 obtuvieron en la categoría Mejor artista de Argentina.

EN INTERNET El sitio oficial -www.casiangeles.com- es una comunidad con más de 1 millón de usuarios registrados. Recibe un promedio de más de 70.000 visitas por día.

1600 millones de vistas tienen los videos en el canal de Youtube del programa.




El tiempo, ¿pasa?

Ya comprender el presente se puede poner difícil. Cuánto más si se trata de seguir viajes en el tiempo, relaciones donde un personaje puede ser él y su propio hijo del futuro, gente que vuelve al ahora para evitar apocalípticos mañanas... “Casi ángeles” creó un universo muy “teen”, de acceso casi imposible para adultos no entrenados. Creó pertenencia y exclusividad generacional. Adolescencia pura, en cualquier tiempo y lugar.


Fuente: Clarín





Gracias a Todo de Cris por las fotos

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Bonus Track, capitulo 111

Hoy en el Bonus Track se vio la sección Volviendo a Vernos con Peter.

Imagenes del capitulo 111 de Casi Angeles IV















martes, 23 de noviembre de 2010

Belen Chavanne "No quiero ser una muñequita más de este medio".


Sus ojos exorbitantes recuerdan a los de las viejas muñecas Blythe (modelo de retinas exageradas producidos en Hong Kong en los '70). Pero Belén Chavanne está lejos de querer pretender ser ejemplar de estantería.

Villana de Casi ángeles (Telefe), tuvo un pasado como conductora de MTV y "como chica rebelde" y hoy, a los 21 años, asegura no saber hacia dónde la encauzará la TV, pero sí hacia dónde no lo permitirá: "No quiero ser una muñequita más de las que dan vueltas por ahí", dispara.

Dispara y sonríe. Ambigua. Mitad rocker, mitad cándida.

Casi ángel que se filtró en la pantalla a fuerza de descaro, sin más pasado de preparación artística que la que le dio "la calle". Llega a la entrevista con su chocolatada en envase reducido y las uñas despintadas y desentona en ese bar aristocrático de clientes acartonados que ella eligió. Quizá su secreto sea jugar a ser y no ser.

¿No es opuesto ser chica MTV y luego "Casi ángeles"? ¿En qué lugar te sentís más vos? Tal vez hace diez años sí hubiera sido lo opuesto. Ahora no lo creo. Yo llegué a presentar en MTV canciones de Casi ángeles. Diez años atrás, el canal jamás hubiera puesto una canción de Jugate conmigo. Se dieron cuenta de que el mercado adolescente es un mercado fuerte y no les queda otra.

¿Pero sabés qué me daba bronca? Presentar artistas como la típica flaca adolescente a la que maquillan exageradamente, le ponen mucha guita y no escribió ni una canción. Eso es vacío. Sé que hay un productor detrás diciendo Necesitamos una chica que sea linda y rebelde. Todo prefabricado.

La muchacha del nombre hebreo se crió en Belgrano, rebotando de escuela en escuela. "Pasé como por siete colegios. O porque me mudaba o porque me echaban", explica y abre el paraguas con semblante de yo-no-fui: "No hacía nada grave. Era irrespetuosa. Soy muy rebelde", confiesa.

A los 15 años obtuvo su primer trabajo como modelo de gráfica para una empresa de celulares en la que apenas se veía de espaldas. El puntapié le abrió las puertas del mercado publicitario para Bélgica, Francia, Estados Unidos, Perú y Chile. Fue dos años después cuando afiló su don más preciado, el desparpajo, y tras una fiesta de MTV, le pidió la dirección de mail a un ejecutivo de la señal. Vía electrónica se ofreció para un cásting con la convicción de que "tenía que trabajar ahí sí o sí".

"El casting fue horrible, nunca me había puesto tan nerviosa y al día siguiente pedí que me lo volvieran a tomar. Y entonces sí, lo hice en serio". El extraño acuerdo le salió de maravillas y durante un año se puso frente a las cámaras del canal para conducir Los 10 más pedidos, en dupla con el joven Jerónimo Oriana. "Lo mío evidentemente era actuar, porque en MTV yo no me podía ni mirar haciendo de mí. Decía cualquier cosa y me sentía muy expuesta", despotrica.

Sin más mochila de formación que un seminario teatral con Joy Morris, Chavanne debutó en la actuación el año pasado, en la malograda tira juvenil Champs 12, como hermana del personaje de Andrea Campbell. La invitación al cásting le había llegado por mail (sí, otra vez un mail devino en su golpe de suerte).

Cuenta graciosa que, de niña, era fanática de Chiquititas,al punto de "querer formar parte del hogar de huérfanos". Y amplía el tenebroso concepto: "Chiquititas hablaba de arreglárselas solos. Y eso era lo que todo chico hubiera soñado: la verdad, uno quería no tener padres para poder meterse ahí adentro".

El destino la atrajo hacia las huestes de Cris Morena (Casi ángeles) en el personaje de Nina, una jovencita "fuerte y a la vez frágil". ¿Cómo se explica eso? "Ella se enfrenta a su madre, que tiene una actitud represora, tiene agallas, pero a la vez sufre problemas de salud. Arrancó como muda, tenía un marcapasos. Le pasó de todo", se ríe.

¿Intenciones de mostrarse en pantalla como algo más que una adolescente en plena etapa de montaña rusa?: "Me encantaría, tengo la ansiedad de un papel jugado, pero también me doy cuenta de que para los papeles adultos tengo toda la vida por delante".

En pleno debut cinematográfico (ver Su llegada al cine), el casi ángel que despierta devoción entre niños y quinceañeros, y que sueña con emular personajes de cine como los de Annie Hall, de Woodie Allen, reconoce sin sonrojarse su fortaleza: "No me doy cuenta de que estoy actuando. Me tomo las cosas jugando y estoy en el lugar en el que tengo que estar, sin pensarlo demasiado".

Luego de abandonar la carrera de diseño de indumentaria y con ánimos de VJ de fiestas, Chavanne va por la vida con su chocolatada a cuestas y la rebeldía de quien, pese a su tez pálida, casi de los años '20, no necesita de cama solar ni de bondades del maquillaje. "Ya te dije, yo no quiero ser una muñequita más de este medio", se despide insistente por dejarlo en claro. Se reconoce "suertuda", pero aclara que a la suerte también hay que "saber verla". Y se va revoleando para cada ángulo esos ojos dignos de muñeca Blythe.


Mañana en Casi Angeles IV ``Un pacto``


Simón y Thiago se encuentran en el futuro, el paisaje es desolador, el planeta ha sido arrasado. En ese contexto, se miran reflexivos, piensan en todo lo que cada uno significa para el otro, en todo lo que les gustaría decirse, pero se reprimen, contienen la emoción y deciden despedirse y continuar adelante con el plan para engañar a Jay.
Thiago y Simón se apartan del resto, decididos a llevar a cabo su plan.
Luz, muy movilizada, junta escombros en el muro, Cristóbal y René la observan, contenedores, todo terminó.

En la guarida, los chicos comienzan a juntar sus cosas, dispuestos a volver. Hablan, reflexionan, algo temerosos por lo que les espera. Conmovidos por sentirse más unidos que nunca, hermanados. Existe un pacto tácito entre ellos.
Lleca se despide de Alai y Paloma, los tres saben que algo los unirá para siempre, sin importar las líneas temporales.
Mar, continúa angustiada por su “no despertar”, pero el embarazo la llena de ilusión y felicidad.
Luz, por su parte, pide ayuda, la Corporación está reprimiendo a quienes se revelan, deben organizarse, ingresar en la Urbe y desactivar la central desde dónde se controlan los transceptores de los guardias. Los chicos se organizan, se dividen en grupos, dispuestos a realizar el último operativo antes de regresar a su tiempo.
Paz tiene una charla con Valeria, hablan de Simón, Paz le da una clave, ella, gracias a su escritura, podría acompañar y modificar el destino de su amor.
En la Urbe, los dos grupos irrumpen, luchan contra guardias y logran llegar a los dos Servidores, uno se encuentra en el altillo, y el otro en el edificio de la Corporación, desde allí logran neutralizar todas las armas de la Urbe. Están a salvo.
Mar tiene una profunda charla con Luz, allí ella le confiesa que su reseteo fue diferente al de los demás, comienza a mostrarle imágenes de la cantidad de veces que debieron someterla al proceso, había un recuerdo que impedía el tratamiento, era un recuerdo que la unía a Thiago, su amor por él era tan fuerte que impedía ser borrado.
En el futuro, Simón traiciona a Thiago y lo apuñala, Jay se encuentra cerca, no han podido engañarlo y los siguió hasta allí. Simón parece decidido a matarlo, Thiago se muestra confundido, derrotado.

Avance del capitulo 111 de Casi Angeles IV


Tododecris.blogspot.com - Avance del Capítulo 111
Cargado por tododecris. - Programas de ayer por la noche y clásicos de TV, online.

Bonus Track, capitulo 110

Hoy en el Bonus Track mostraron la sección Volviendo a Vernos con Lali.

¡¡Feliz cumple Gaston!!


Hoy es el cumpleaños de uno de nuestros angelitos preferidos y estamos hablando de Gaston Dalmau que hoy cumple 27 años que este rubio divino que nos enamora dia a dia con su ternura y su dulce voz.

Desde México y con mucho cariño les deseamos:

Feliz cumple Gas!!

Casi Angeles en AM por la gala de los 40 principales

Ayer fue la gala de nominados por los premios de Los 40 Principales donde estuvieron los Teen Angels, y varios medios aprovecharon para entrevistarlos, entre ellos los de AM.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Pablo comparte algo que escribio!!


Pablo Martínez, quien interpreta a Simón en Casi Angeles y que el próximo año será el protagonista de Super Torpe, publicó hace unos minutos en su Twitter:

“Quiero compartir algo que escribí hace ya un tiempo y que es muy importante para mi!”.


Despertar es una utopía, un sueño, algo por lo que vivir y elevar nuestro espíritu. Despertar es liberar tu mente de las cadenas impuestas por tu razón. Es entender que el universo es un océano oscuro y que nuestras únicas luces para iluminarlo son el amor y la bondad.Despertar es aprender a usar nuestra mente y no que ella nos utilice a nosotros, es aprender a pensar, a cuestionar, a dudar, a creer, a equivocarse y volver a empezar. No importa cual sea tu ideología, tu religión, tu objetivo, despertar es saber que el único camino para sentirte pleno es el de la paz y el amor. Porque al fin y al cabo no interesa el fin, sino la forma en que lleguemos a él.Despertar es tener la certeza de que el mundo se puede cambiar, y que la única forma de hacerlo es liberándote de tu ego para sacrificarte por el otro. Hacer el bien, brindar claridad, iluminar con el alma, alejar la tempestad y transformarla en calma, esparcir y cubrir el mundo con el perfume de tu esencia, terminar con la discordia y sembrar paz...contagiar, eso es despertar.Terminar con los prejuicios, conocer y descubrir el alma de las personas, no su envase...buscar en lo profundo. Estar abierto de cuerpo y espíritu para dejar que la vida te sorprenda y te inunde de certeza y sabiduría.Permitirte volar, soñar, jugar...ir más allá de todo lo tangible, intentar descubrir los mayores misterios sabiendo que las respuestas a nuestras preguntas sólo se encuentran dentro nuestro.Despertar es desear que el otro despierte y estar dispuesto a todo por conseguirlo.Despertar es liberar, desencadenar, desatormentar, tranquilizar, brindar esperanza y fe.

Despertar y saber que dormía,
Despertar y saber que aún duermo,
Despertar sabiendo que nunca terminaré de despertar.

jueves, 18 de noviembre de 2010